Ingredientes
10 Porciones

ª3/4 tazas de agua, tibia (120 grados)
ª1 cucharadita de levadura
ª1 cucharada de sal
ª3 cucharadas de aceite de oliva
ª1 taza de harina, 1/4 taza adicional por si es necesario

Preparación

En un recipiente hondo y grande, ponga la levadura y 2 cucharadas de agua caliente y mezcle bien. Deje que repose unos minutos. (Se deben de formar burbujas). Nota: si nada sucede despues de 10-15 minutos, vuelva a empezar. Una vez que las burbujas aparezcan, agregue el resto del agua tibia, la sal y 2 cuchardas de aceite de oliva. Revuelva bien.

Divida el harina en 1/2 tazas. Debe de sobrar 1/4 de harina. Con una cuchara de madera, agregue 1/2 taza de harina al agua con levadura. Revuelva bien. Agregue otra 1/2 taza y vuelva a revolver. Al incorporar la última media taza de harina, la masa se debe de volver un poco dura y difícil de revolver. Si no es así, agregue otro 1/4 de taza de harina y revuelva.

Cuando la masa esté lo suficientemente dura para seguir revolviendo, póngala en una superficie limpia y amasela durante 7 minutos. Si la masa esta un poco pegajosa, se puede espolvorear con un poco de harina.

Ponga un poquito de aceite de oliva en un bowl. Ponga la masa sobre el aceite hasta que esté cubierta. Cubra con una toalla húmeda y deje que se infle hasta que doble su tamaño.

Una vez que la masa haya doblado su tamaño, amasela otra vez y refrigere entre 6-8 horas para dejar que se infle otra vez.

Después de 6-8 hrs en el refrigerador, se puede utilizar la masa. Cortar la masa en el número de pizzas que se piensan preparar y formarla en pizzas. Dejar que llegue a temperatura ambiente antes de hornear.

Ponles los ingredientes que desees y hornealas 12-15 minutos a 500 F (260° C)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *